La Mundana

La taberna gastronómica del barrio de Sants

Ubicado en el barrio de Sants, se encuentra La Mundana, un pequeño restaurante que destaca por la delicadeza en las cocciones de sus platos. Platos, que en sus sabores se puede notar distintas influencias, entre ellas la asiática, pero con una base tradicional, de toda la vida.

La verdad es que tenía muchas ganas de probar este restaurante, ya que muchos compañeros del oficio me lo recomendaron en varias ocasiones.

La Mundana está regentado por Alain Guiard y Marc Martin, dos jóvenes chefs con larga y experimentada trayectoria profesional, lo cual se nota en cada plato de la carta.

La carta es completa, con dos secciones marcadas, una de platos para picar y otra de platos emplatados. La verdad es que me quedé con ganas de probar muchas cosas, pero es la excusa perfecta para volver.

Vamos al grano. Para empezar y ya que la carta lo marca, pedimos varias cosas para picar.

Como es de costumbre, teníamos que probar la croquetas. Las croquetas de la Mundana son de asado de tres carnes, ¡qué croquetas! Muy delicadas y cremosas.

También pedimos las bravas, ya que son un tanto especiales y las había visto recomendadas en varios perfiles de Instagram. Muy recomendables, no solo por lo diferentes que son, sino porque el sabor también es único en la ciudad.

Nos trajeron dos cucuruchos de ensaladilla, cosa que no habíamos pedido pero que normalmente también nos gusta probar, y la verdad es que es divertido comerse la ensaladilla de esta manera.

Para terminar la sección de picar/compartir, pedimos los calamares asiáticos. Fue un acierto total, calamares muy bien fritos con polvo de chili, lima rallada y acompañados de una mayonesa de kimchi para chuparse los dedos.

Como platos fuertes pedimos, unos buns de rabo de toro y el lomo ciervo ahumado. Los buns exquisitos, nos quedamos con las ganas de probar los de merluza. El ciervo, super tierno y muy bien combinado con la sala agridulce y los vegetales.

Para terminar la magnífica comida, pedimos un postre, pero la verdad es que estábamos bastante llenos. El postre elegido fue la “torrichucho”, una torrija rellena de crema. Una bomba que nos dejó un muy buen sabor de boca y con ganas de volver a repetir la experiencia.

El precio es muy razonable, dado que la calidad de los platos es muy buena. Aproximadamente serian entre unos 25€ y 35€ por persona, dependiendo de la cantidad de platos que pidáis.

¡Os animo a que lo probéis porque seguro que no os defraudará!

Puntuar y escribir una reseña

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrer del Vallespir 93
Barcelona 08014 CT ES
Obtener indicaciones
HORARIO:De Martes a Jueves 13:00 a 15.30 20:00 a 23:30Viernes y sábados 13:00 a 16:00 20:00 a 00:00Domingos 13:00 a 16:00Cerrado: Lunes